Nosotros 2018-03-06T18:57:03+00:00

Karate en la Actualidad

En días donde las nuevas generaciones se ven acosadas por flagelos destructores de sus vidas, el profesor de nuestra escuela Karate Do cumple el noble rol de sustraerles a tiempo de la acción destructiva de las drogas y el consumo de alcohol, difundiendo principios y valores a nivel familiar, educacional, laboral y social, como base de una sólida estructura en las etapas de niñez, adolescencia y juventud.

Nuestra Escuela:

En Nuestra Escuela el KARATE-DO es un arte marcial destinada al desarrollo del carácter a través del entrenamiento práctico, siendo una autodisciplina consagrada a la autodefensa, practicado ampliamente tanto por niños como por adultos.

El KARATE es una de las disciplinas deportivas que más puede contribuir en el proceso formativo de la persona.

  • Se ejercita la CONCENTRACIÓN, creando hábitos que le ayudarán en el estudio o trabajo.

  • Se genera RESPETO y EDUCACIÓN, haciéndole más comprensivo hacia sus semejantes y creando actitudes positivas ante la sociedad.

  • Da CONFIANZA y SEGURIDAD, haciéndole sentir seguro de sus posibilidades en distintas situaciones de la vida cotidiana.
  • Le mantendrá en FORMA, dando a su cuerpo la flexibilidad y estímulos que mejorarán su estado físico, reflejos y motricidad que favorecen su desarrollo.

El programa de esta Escuela de Karate está conformado por actividades de orden práctico, orientado hacia el desarrollo de conductas y habilidades motoras de base y capacidades físicas, mediante esta hermosa disciplina oriental.

Se busca la formación de un ser íntegro, mediante la inculcación de valores en una Educación Física formativa, orientada al crecimiento personal y en equipo, la resolución de diferentes situaciones y problemas, los que pueden ser aplicados a nuestra vida cotidiana.

Vivificando cada una de las áreas anteriores, a través de actividades recreativas (en primera instancia) y pre deportivas, permitiendo de esta manera un mejor aprovechamiento del contenido, y la aplicación directa de los diferentes objetivos y metas inmersos en las unidades a trabajar.

NUESTRO OBJETIVO

No es tarea fácil alcanzar la perfección de los movimientos, la velocidad del látigo, ni tampoco transformar nuestras extremidades en poderosas armas de ataque y defensa. Menos fácil puede resultar aún fortalecer el espíritu, aumentar nuestro grado de sensibilidad, desarrollar nuestros oídos, la vista, y la sensibilidad interna de todo nuestro cuerpo, de nuestros músculos, de nuestros pulmones.

Sin embargo, con la práctica del Karate no hay distinción en el avance del cuerpo y el espíritu, el desarrollo es compacto en ambos sentidos, no teniendo lugar el desarrollo del uno sin el otro.

El Karate no nos convierte en superhombres, tampoco en máquinas de guerra cuyo único fin es luchar contra un adversario (el mayor adversario es uno mismo). El Karate es un camino más para llegar a la perfección, un camino escogido por muchas personas hoy en día, que llevado a su extremo podría incluso sustituir a cualquier religión. Se trata de un largo camino que nos convierte en más fuerte cuanto más hemos caminado.

Historia del Karate-Do

Karate (del japonés, ‘mano vacía’), arte marcial (sin armas) de autodefensa en la que desde posiciones de equilibrio se dirigen o enfocan puñetazos o patadas acompañadas de respiraciones y gritos especiales. Más que un método de combate el Karate hace hincapié en la autodisciplina, la actitud positiva y los propósitos de elevada moral. Se enseña profesionalmente a diferentes niveles y con nombres asiáticos como una habilidad de autodefensa, un deporte competitivo y como ejercicio de estilo libre. El Karate se desarrolló en Japón. Aunque el nombre data de tiempos tan recientes como 1930, las técnicas son muy antiguas y derivan del arte chino del boxeo shaolin del siglo VI. Se desarrolló después en la isla japonesa de Okinawa alrededor del año 1500, dando origen al tang hand, que permitía a los isleños luchar desarmados contra opresores japoneses armados. En la década de 1920 el tang hand fue introducido en Japón por Funakoshi Gichin quien utilizó la palabra Karate. El estilo que practicaba fue conocido como shotokan, ahora uno de los cuatro estilos reconocidos por la W.K.F.; los otros son: wado-ryu, gojo-ryu y shito-ryu. Cada uno pone diferente énfasis en técnica, velocidad y potencia.

En 1949 Funakoshi Gichin fundó la Asociación Japonesa de Karate, que celebró los primeros campeonatos de Japón en 1957. Esta práctica deportiva se extendió a Occidente durante la década de 1950. La organización All-Japan Karate-do (FAJKO), fundada en 1964, celebró los primeros campeonatos del Mundo Multi-Estilo en 1970. Las mujeres participaron por primera vez en unos campeonatos del Mundo en 1980. El Karate ha sido incorporado a programas de entrenamiento de la policía y las fuerzas armadas de muchos países.